martes, 20 de julio de 2010

Popayán más allá del Florero de Llorente

EL LIBERAL. POPAYAN
martes, 20 de julio de 2010
Mirada histórica local del descontento pre independentista

Surge entonces la inquietud por conocer ¿qué sucedió en las regiones de la provincia?, ¿qué sucedió, por ejemplo en Popayán?


Por María Cecilia Velásquez López
Vicepresidente Academia de Historia del Cauca


La importancia de Popayán durante la colonia, fue primordial para que desde aquí se forjaran importantes movimientos independentistas.


Las múltiples conmemoraciones del bicentenario han traído a la memoria los hechos acaecidos en Santafé como el gran referente de esta gesta histórica, pero el clima de insatisfacción de la época estuvo también reflejado en todo el territorio dominado por España en América.

En la Nueva Granada entera, la sensación de maltrato y de segregación tuvo en la población de la élite criolla reacciones por doquier puesto que el monopolio del poder condensado únicamente en habitantes españoles desencadenó variadas expresiones de descontento.

La concentración de autoridades en Santafé, por obvias razones, hizo de esta ciudad el escenario propicio para desencadenar el episodio por todos conocido del florero de Llorente, buen comienzo para exteriorizar la inconformidad con la abusiva inequidad de la que era objeto la población sujeta al dominio de la potencia ultramarina.

Surge entonces la inquietud por conocer ¿qué sucedió en las regiones de la provincia?, ¿qué sucedió, por ejemplo en Popayán?

La importancia de Popayán
La ciudad, estimada en mucho por su situación geográfica como punto intermedio entre Quito y Santafé, con grandes contribuciones en el campo de la economía por sus riquezas en yacimientos auríferos y con innumerables aportes en todos los ámbitos de la ciencia y la política con la presencia de pensadores brillantes, tuvo un desempeño supremamente importante, que ha sido injustamente invisibilizado en aras de la preponderancia de poderes centrales.

Esa es la razón por la cual conviene hacer un estudio juicioso y pormenorizado de los acontecimientos paralelos que contribuyeron como los más a la consolidación de identidades e imaginarios en épocas de definición tan trascendentales como la que dio contexto a ésta que hoy en día ocupa nuestra atención: la celebración de los hechos del 20 de julio de 1810.

Reconociendo el mérito de las acciones que se desarrollaron en Santafé de Bogotá, es indispensable escudriñar las historias locales para sentirnos aún más convocados a una celebración incluyente, constructora de nacionalidad, componente de la República a la cual debemos nuestra lealtad; ello contribuye también para que en esta conmemoración se oigan las voces de las regiones compartiendo experiencias propias, portadoras del orgullo que nos da la certeza de la pertenencia ganada con luchas, con esfuerzos heroicos y con sacrificios sin par.

Las inconformidades ya habían surgido fuertemente en Popayán desde 1809, con la noticia de la invasión napoleónica a España y más aún con el ejemplo de Quito, que en ese mismo año conformó su propia Junta de Gobierno, dando así un primer paso hacia su ideal de autogobierno con la intervención de los marqueses de Selva Alegre, Miraflores, Solanda y Villa Orellana.

Este “espejo” hizo posible para los payaneses pensar en la propia independencia de la potencia española que desconocía las capacidades de los criollos de la élite, ya ansiosos de manejar las riendas de su destino.

Es así como en la propiedad de Mariano Lemos y Hurtado, ubicada en la zona de Los Tejares, tuvo lugar en el mismo año de 1809, una reunión de ciudadanos disidentes en la cual se tomó la decisión de enviar a Ignacio Torres, hermano de Camilo Torres, a Santafé con el fin de hacer contacto con otros ciudadanos de pareceres afines.

Estos hermanos, hijos de padre español y madre payanesa, tomaron partido definitivo por la causa republicana no obstante su ancestro peninsular.

De la lucidez mental de Camilo Torres, asesor del Cabildo de Santafé, salió el inigualable escrito que expone las razones por las cuales en las colonias se hizo insostenible el estado de sujeción: se trata de la “Representación del muy ilustre Cabildo de Santafé a la Suprema Junta Central de España”, título original del documento conocido comúnmente con el nombre de Memorial de Agravios, cuyos argumentos inspiraron el Cabildo abierto del 20 de julio de 1810.


Los sitios a Popayán
La importancia que tuvo Popayán como centro político, administrativo y económico concentró poderes burocráticos, militares y aristocráticos representantes del imperio español, de tal manera que se hizo extremadamente peligrosa toda manifestación en contrario, condenando a los partidarios del cambio a la clandestinidad.

En 1810, en un segundo intento de alzamiento, se reunieron delegados de la ciudad con las Juntas Patrióticas del Valle del Cauca, sin embargo primaron tanto las diferencias de enfoque como los celos regionalistas y no hubo coordinación posible para enfrentar en conjunto a la tiranía.

De todas formas, la latencia del descontento continuó hasta llegar a conformar autónomamente la primera Junta de Gobierno el 21 de junio de 1811, luego de expulsar al gobernador Tacón, a costa de grandes esfuerzos de los ciudadanos y de la vida de muchos compatriotas defensores de la libertad.

Dicha Junta estuvo compuesta por representantes de los diferentes pueblos del Cauca, a expensas de quienes se mantuvo aun cuando Miguel Tacón había asaltado inmisericordemente la ciudad y mandado todo el botín a Pasto, bastión realista.

La fuerza de la dominación organizada en aparato represor y la poca experiencia en estas lides del autogobierno, hicieron que la Junta sucumbiera ante las fuerzas de Juan Sámano en las primeras batallas por la reconquista, a mediados de 1813.

Lo que siguió fue el saqueo y la destrucción de Popayán, ciudad que en este doloroso período se vio atacada en veintidós ocasiones, cuya población padeció como pocas por la defensa de la independencia, aunque su primer paso no haya sido el 20 de julio de 1810.

"En la propiedad de Mariano Lemos y Hurtado, ubicada en la zona de Los Tejares, tuvo lugar en el mismo año de 1809, una reunión de ciudadanos disidentes en la cual se tomó la decisión de enviar a Ignacio Torres, hermano de Camilo Torres, a Santafé con el fin de hacer contacto con otros ciudadanos de pareceres afines".

Sabía usted que...
La inconformidad en Popayán ya habían surgido fuertemente en Popayán desde 1809, con la noticia de la invasión napoleónica a España?

1 comentario:

Elizabeth Arroyo dijo...

Felicitaciones Marìa Cecilia Velàsquez Lòpez. Un abrazo fraterno.